viernes, 04 diciembre 2020

Educación virtual: docentes a la altura del reto

Cinco docentes con vasta experiencia en educación superior reflexionan sobre los retos de la enseñanza a distancia.

24 de octubre 2020

“El alumno no debe sentir ninguna diferencia”

Carlos Parodi

Profesor de Economía de la Universidad del Pacífico

“Es posible que la enseñanza virtual sea similar a la presencial, pero el reto está en sostener el mismo tiempo de contacto y cercanía con los estudiantes. Esto implica combinar el uso de la pizarra virtual con los medios tecnológicos. Es nuestra responsabilidad que el alumno no sienta ninguna diferencia con el dictado presencial, entonces las clases deben ser muy dinámicas, con aplicaciones permanentes a la realidad, de tal modo que se pueda mantener al alumno en constante atención. El estudiante debe comprender para qué sirve cada concepto que se presenta. No es solo enseñar, sino compartir con ellos.

Además, la forma de evaluación está cambiando para bien. Como tienen el material, ahora el esfuerzo se dirige a diseñar evaluaciones en las que el alumno pueda pensar a partir de lo visto en clase. Dicho de otro modo, que no encuentre la respuesta en las notas de clase o en los PPT.

Los futuros alumnos deben considerar aquella universidad que esté mejor preparada para contingencias como la que estamos viviendo. Ello supone dos cosas: por un lado, que tenga los docentes más versátiles, en el sentido de poder adaptarse a este tipo de situaciones; y segundo, que cuente con el mejor equipo de soporte técnico y administrativo. El estudiante debe saber que sus clases serán igualmente buenas, siendo presenciales o virtuales. La gran lección que nos deja la actualidad es que todas las mejoras virtuales se pueden aplicar al dictado presencial, y mejorar enormemente nuestro dictado”.

“Hay que interactuar”

Nadia Rodriguez

Directora de la Carrera de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Lima

“Llevo 12 años enseñando y, en lo particular, el cambio no ha sido tan dramático porque estar en contacto con la tecnología es parte de nuestra base formativa y definitivamente ayudó que la universidad haya adquirido una gran plataforma tecnológica. Desde el año pasado, venimos impulsando las clases tipo blended. Si las clases se dividían en dos sesiones, una se realizaba de forma presencial y la segunda era virtual. Lo realizamos durante todo el 2019 y estábamos invitando a otras carreras de la universidad a que se sumen a este proyecto. Es como si hubiésemos tenido una bola de cristal.

Definitivamente, toma mucho más trabajo planear las sesiones de aprendizaje porque uno tiene que pensar que no se trata solo de que reciban conocimiento, sino que hay que interactuar. En un salón de clases, puedes ver el lenguaje corporal de los alumnos para saber si entienden o no. En una sesión virtual, hay un manejo distinto para pedir feedback. El enfoque está en poder interactuar con los alumnos. De hecho, los estudiantes interactúan más entre ellos que en una clase presencial porque han nacido en este ambiente virtual. Somos nosotros los que tenemos que adecuarnos.

Desde mi punto de vista, este modelo no debería dejarse como algo coyuntural, sino que debería aprovecharse en un modelo híbrido; sobre todo en las zonas del país donde hay una buena infraestructura digital o tecnológica. En las que no, se debe empezar a invertir en ello, para combinar esta modalidad con clases presenciales a largo plazo”.

“El aprendizaje virtual exige propuestas creativas”

Mario Gutierrez

Decano de la Facultad de Comunicación de la UCAL

“Han sido muchos los retos, y los aprendizajes más aún. Tuvimos que adaptar rápidamente los programas de estudios y los contenidos de los sílabos; los planes de clases cambiaron en orden y contenido a partir de las capacitaciones docentes y debimos acortar la brecha digital evaluando, monitoreando y mejorando la conectividad, accesibilidad y condiciones de aprendizaje desde el hogar.

Sabíamos que la educación a distancia era una tendencia para los próximos 3 años, pero llegó en 3 meses, y para quedarse. Durante este tiempo, hemos visto que los alumnos se adaptan rápidamente al entorno digital y que están asumiendo la responsabilidad de su propio aprendizaje aplicando la metodología de la universidad, basada en la creatividad y la innovación. De otro lado, la flexibilidad le ha ganado a lo estructurado en cuanto al tiempo y lugar donde se realiza el proceso educativo. El docente tiene un nuevo rol, aparte de enseñar y formar, que es el de acompañar y monitorear al alumno como tutor.

A los futuros estudiantes, sugiero que elijan una universidad que tenga la capacidad y flexibilidad de adaptarse a los cambios y a las nuevas formas de enseñar y aprender. Aquellas universidades que siguen haciendo lo mismo, pero a distancia, se vuelven obsoletas. Lo segundo es identificar las universidades que colocan al estudiante en el centro del proceso de aprendizaje, considerando sus saberes anteriores, su propio ritmo de aprendizaje y sus propias necesidades de conocimiento.

La educación semipresencial es el futuro cercano, y el aprendizaje virtual exige el cambio de estructuras y de propuestas creativas para la extensión y la personalización de la educación, articulada funcionalmente por la tecnología digital, por lo que la investigación de las universidades y la innovación de procesos es fundamental”.

”Es importante la predisposición de los estudiantes"

Carlos Infante

Docente de Banca y Finanzas del Instituto CERTUS

“El reto más grande estuvo en cómo acercarnos a los estudiantes, pero lo supimos afrontar y superar con el apoyo constante del instituto y la predisposición de los alumnos. Definitivamente, su buena respuesta es importante de rescatar. Además, hemos visto lo fundamental que es que los estudiantes puedan interactuar a través de los medios virtuales que se utilicen. En general, ha sido una experiencia muy agradable y grata. Prácticamente no se notó la diferencia con las clases presenciales. Esto debe llevar a evaluar el poder implementarlos en el futuro.

Sugiero a los futuros alumnos considerar a aquellos institutos que están obteniendo buenas experiencias con las clases virtuales, donde el desarrollo de sus actividades académicas no está sufriendo variaciones, pues la exigencia debe ser la misma que la de una clase presencial. No tengan temor de iniciar o continuar sus estudios de manera virtual. Esta coyuntura nos ha ayudado a obtener buenas experiencias en este tipo de educación no presencial y pueden contar con la seguridad de que culminarán sus estudios con las capacidades y competencias que el mercado laboral requiere”.

“Significó cambiar nuestras costumbres”

David Tapia

Docente de Fundamentos Visuales y Diseño Gráfico de Toulouse Lautrec

“Atrás queda nuestra forma de cómo enseñar, dictar y sostener una clase presencial. Ahora debemos pasar a una sala virtual para exponer y presentar nuestros conocimientos y lograr mantener una enseñanza de nivel como lo hemos venido haciendo. Por ende, el reto más grande fue ese cambio tecnológico. Esto significó que todos deberíamos cambiar nuestras costumbres y aceptar que la nueva plataforma nos llevaría a la modernidad de la educación, que tanto hace falta en nuestro país.

Esta transición me ha llevado a planificar mejor el tiempo para lograr mantener una comunicación más activa y efectiva con los estudiantes; a prestar mayor atención a aquellos alumnos que presenten dificultades para aprender y optar, preferiblemente, por dividir los trabajos finales en partes pequeñas, que puedan ser más fáciles de desarrollar, y evitar cargar de tareas a los estudiantes. También, a ser más tolerante, flexible y empático con los alumnos en la presentación de trabajos y la asistencia de las clases. Hay que asegurarnos de que nuestra enseñanza no sea solo una transmisión de información, sino un desarrollo de cualidades –que debe ser lo más importante en la educación–, sin dejar de lado la permanente capacitación que debemos tener nosotros, los docentes, para brindar una educación de calidad”.

Enlaces de Interés

Contacto

995 761 575

grupogices@gmail.com