jueves, 06 agosto 2020

HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS APLICADAS A LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

El dominio de las tecnologías y recursos digitales es ahora una habilidad necesaria en los docentes, para permitirles comprender, seleccionar y adecuar las herramientas de manera que sus estudiantes consigan las competencias previstas en sus cursos.

14 de junio 2020

Graciela Monroy Correa

La educación del siglo XXI requiere ser más flexible, personalizada y ubicua, de manera que facilite el desarrollo de competencias en los estudiantes y forme comunidades de aprendizaje virtual; para buscar, seleccionar, comunicar y construir conocimiento colaborativamente. Ahora la urgencia de la crisis sanitaria, nos ha llevado a asumir la educación en un contexto digital, y reflexionar que el pasar de una educación presencial a una educación virtual puede mejorar los indicadores de calidad y cobertura educativa del país; sin embargo, el reto de esta modalidad será reducir la brecha digital de los estudiantes y el empleo de plataformas de aprendizaje en todos los niveles educativos. Si bien es responsabilidad del Estado y las instituciones educativas conducir esta transformación, mejorando la conectividad y proveyendo de tecnologias e instrumentos digitales, es importante reconocer que la educación online implica el involucramiento del docente a través del conocimiento y empleo de los recursos digitales que describiremos a continuación.

La Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), son recursos, herramientas y programas, que se utilizan para procesar, administrar y compartir la información mediante diversos soportes tecnológicos. Las Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento (TAC), establecen una relación entre la tecnología y el conocimiento adquirido a través de la misma, el conocimiento se desarrolla gracias al uso de las TIC.

Las TEP (Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación), permiten que sus miembros compartan ideas, intereses y propuestas, fomenta la concientización y el análisis crítico de sus integrantes. En la web 2.0 sus miembros en colaboración crean contenido generado por consumidores en una comunidad virtual, a diferencia de la web 1.0, que solo ofrece contenidos estáticos.

Se evidencia la importancia del trabajo colaborativo y actividades dinámicas para el diseño e implementación de acciones que permitan aprovechar las TICTACTEP en la educación virtual. Adicional a ello se debe tener presente: el currículo y evaluación, pedagogía, comunicación, organización y administración, sumado al desarrollo profesional integrado con los componentes alfabetización tecnológica, profundización de conocimiento y creación de conocimiento.

El TPCK Technological Pedagogical Content Knowledge Conocimiento Técnico Pedagógico del contenido, une tres formas de conocimiento: el contenido (CK), la pedagogía (PK) y la tecnología (TK), en este enfoque la integración de estos tres elementos facilitan el diseño de los EVA entornos virtuales de aprendizaje. Este modelo identifica los tipos de conocimiento para integrar las TIC de una forma eficaz en la enseñanza.

La tecnología en mayor o menor grado ha venido acompañando la práctica docente desde hace un buen tiempo, sin embargo, la digitalización educativa plateó nuevos retos no solo a los docentes sino a toda la comunidad educativa, dando mayor relevancia al rol del docente como gestor de los EVA. Estudios sobre el impacto de las TIC en el aprendizaje de algunas asignaturas arrojan resultados relativos al desarrollo de habilidades o destrezas transversales, tales como la comunicación, colaboración, aprendizaje independiente y trabajo en equipo, todo ello relacionado con tecnologías más flexibles.

El avance tecnológico y las nuevas formas de comunicar, compartir y crear conocimiento han propiciado nuevas maneras de comprender el proceso de enseñanza y aprendizaje. Los contenidos curriculares, el tiempo, objetivos, escritura del material y demás variables se deben tener en cuenta para diseñar una interfaz educativa. En el contexto actual a causa del Covid-19 las instituciones de educación superior han tenido que elaborar lineamientos y directrices para agilizar el cambio educativo e intentan construir su identidad online mediante sus propios modelos pedagógicos.

El docente, pasó de un momento a otro de clases presenciales a clases online, su rol es de acompañar a los estudiantes durante su proceso formativo, garantizando su eficacia en esta nueva modalidad. Además fomenta el logro de los objetivos de aprendizaje, la adquisición de contenidos y competencias, brinda tutoría y apoyo permanente. El estudiante por su parte, debe asumir una actitud proactiva, clara implicación y elevado compromiso con su aprendizaje, además de tener metas propias que vayan más allá de las propuestas en las asignaturas.

La forma y diseño de la clase virtual debe ser organizada con anticipación para promover la interacción digital y fomentar la participación de los alumnos, considerando las características del estudiante actual, su poca lectura crítica, y criterio para seleccionar la información. Ante esta problemática el docente debe realizar el seguimiento de los aprendizajes para identificar e introducir acciones de mejora.

La planificación debe ser pertinente a las necesidades de los estudiantes y del contexto, debe incluir el qué, el cómo y el cuándo se realizará la evaluación. El docente debe considerar las características de los llamados nativos digitales, al respecto Presky sostiene que estos alumnos reciben la información más rápidamente, prefieren el trabajo paralelo y la multitarea, prosperan con la satisfacción inmediata y bajo recompensas frecuentes, aprenden con mayor facilidad a través de imágenes que con textos extensos.

Para facilitar la tarea del profesor se puede emplear el Método de seguimiento, que permite tener un registro detallado de los estudiantes, identificar los avances en relación a los objetivos de la asignatura y el control de la evaluación de los procesos de aprendizaje. Además, ayuda a identificar el fracaso académico y el abandono. Para concretar este seguimiento se puede emplear un portafolio digital que puede ser estructurado o semiestructurado.

Las actividades de aprendizaje se deben diseñar previo a un diagnóstico (características del grupo y asignatura), para facilitar la selección y diseño del material más adecuado. Establecer indicadores cuantitativos y cualitativos para evaluar el progreso de los estudiantes y dinamizar la acción formativa y el trabajo en equipo, el docente debe promover en los estudiantes el desarrollo de destrezas relacionadas con la comunicación, búsqueda y selección de información, producción, difusión de la información y aprendizaje autónomo.

Las actividades del aula virtual, deben fomentar la participación, la interacción y la retroalimentación. Estas pueden ser para poner en práctica diversas habilidades, conocimientos y actitudes. Los aplicativos de gestión de clase como Google Classroom, Microsoft Teams y Edmodo son muy útiles para este fin. Para sintetizar la información, se pueden emplear mapas conceptuales, fichas de refuerzo y presentaciones individuales o grupales. Para el diseño de estas actividades existen diversas herramientas tecnológicas que facilitan la labor docente, como por ejemplo: Canva https://www.canva.com/, Quizbeen https://www.quizbean.com/home, Quizlet, etc.

Para la realización de proyectos podemos emplear Business Model Canvas, lienzos de modelo de negocio, pero que pueden ser adaptados al campo educativo con muy buenos resultados para realizar proyectos de emprendimiento. Son de mucha ayuda Trello y Slack, herramientas que permite evaluar el avance de las actividades programadas dentro de un proyecto.

En cuanto a la evaluación, esta debe ser continua y cíclica. La Evaluación Formativa se da durante todo el proceso de enseñanza, su importancia radica en la retroalimentación (Feeback formativo) que permite identificar los avances, logros y oportunidades, mejora sobre desempeño de los estudiantes y responde a la evaluación para el aprendizaje. La Evaluación Sumativa se realiza al final de una unidad o ciclo formativo y está más relacionada a la evaluación cuantitativa, es decir evaluación de los aprendizajes. En cuanto a los indicadores, estos deben ser flexibles, algunos de ellos pueden ser el historial de entregas, el cumplimiento de las actividades, y la participación activa durante el desarrollo de las clases.

Es importante que los estudiantes conozcan con anticipación qué y cómo serán evaluados, por ello es importante la transparencia de los criterios de evaluación y que estos respondan a los estándares y competencias de la asignatura. Los instrumentos más usados son la lista de cotejo o rúbricas (holísticas o analíticas), estas se pueden realizar con mucha facilidad mediante herramientas como Rubistars, RubricMaker, Rubrix entre otras. Para el diseño de pruebas objetivas o encuestas se puede emplear Google Forms, Kahoot, Quiz o SurveyMonkey.

La evaluación no siempre tiene que ser realizada por el docente, se pueden programar algunas evaluaciones entre pares o iguales, donde los estudiantes corrijan las actividades de sus compañeros y puedan identificar a través de ellas sus aciertos y oportunidades de mejora. Estás evaluaciones tienen éxito solo si el docente facilita los criterios de evaluación y/o plantillas. Además, el maestro debe asignar las actividades cruzadas y supervisar el proceso de evaluación.

La autoevaluación también juega un rol importante dentro de la evaluación de los aprendizajes, ya que permite al estudiante evaluar su propio actuar, reflexionar y tomar conciencia acerca de sus propios aprendizajes y de los factores que intervienen en ellos.

Las bibliotecas virtuales, complementan el aprendizaje online, son útiles para profundizar alguna temática o buscar información de interés. Algunas de ellas son: Google Académico, Scielo, Redalyc, Dialnet, Word Wide, Science, Biblioteca Nacional del Perú, Biblioteca Digital Mundial, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Ciberoteca, Europeana, Free e-Books, entre otros. También existen los TEC, donde se puede encontrar conversatorios de oradores expertos en Educación, Ciencia y Tecnología, disponible en más 100 idiomas.

El estudiante puede acceder a todos estos recursos informáticos acopiados por las bibliotecas de forma gratuita, pero respetando los derechos de propiedad intelectual. Existen también plataformas educativas y de autoaprendizaje, así como diversos aplicativos de comunicación.



Plataformas educativas Plataformas on line Apps educativos Apps de comunicacion
Google for Education Coursera GeoGebra Hangout
Moodle edX Desmos Zoom
Chamilo Creahana Socrative Skipe
Dokeos Oracle academy Whiteboard Telegram>
Canvas Duolingo Jamboard Jitsi Meet
Atutor Memrise Scratch GoTo Meeting
Claroline Activate Tinkercad WebEx
Blackboard Udemy TourCreator Anymeeting
Rcampus UNEDabierta Cassio ClassPad ZooMeeting
NEO LMS Stanford Xmind Microsoft Teams


Como vemos existen diversas herramientas y recursos tecnológicos en la red, muchos de ellos de acceso libre, que facilitan el proceso de enseñanza y aprendizaje. No podemos dejar de mencionar la Netiqueta o etiqueta net, que son normas o también llamadas reglas en entornos virtuales y que pueden ser elaborados conjuntamente con los estudiantes y aplicadas desde el primer día de clases.

También es importante que el docente diseñe y personalice su ambiente de aprendizaje PLE Personal Learning Enviroment, que son un conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza con frecuencia para aprender. (Adell y Castañeda, 2010). Los PLE permiten guardar los URLs de paginas web de interés , con etiquetas para filtrar los textos e imágenes. Su uso es similar al de los “favoritos” que tenemos en nuestros correos electrónicos, pero su utilidad radica en que podemos luego compartirlo con otros docentes y estudiantes para crear comunidades de aprendizaje. Destacan entre estas aplicaciones Diigo, Pocket y Raindrop. Por ejemplo, se puede usar las redes sociales como canal de comunicación o las comunidades de aprendizaje oficiales que ya existen en la red. Una herramienta muy funcional es Symbaloo, que es un repositorio o biblioteca virtual donde el docente puede almacenar en su solo lugar todos los recursos que va emplear con sus estudiantes, a manera de dashboard o tablero de control para gestionar desde allí sus aplicaciones y con la posibilidad de compartir con otros docentes. Son de gran ayuda también Google Keep y o Scoop it, para organizar la información mediante marcadores, analizar, evaluar y crear a partir de lo que ya existen en las redes. La pandemia provocada por el Covid-19 nos enfrentó a nueva convivencia, un nuevo modo de comunicarnos, aprender y enseñar. Los docentes no son ajenos a estos cambios y han incorporado herramientas de educación a distancia en sus clases, algunos por primera vez y otros con un poco más experiencia. En una encuesta realizada por Microsoft Education a profesores y directores académicos a nivel global sobre lo aprendido de la enseñanza a distancia, un 61% de los encuestados espera que, como consecuencia de la pandemia, las próximas clases sean en un entorno de aprendizaje híbrido (a distancia y presencial) y el 87% espera utilizar tecnología más que antes, cuando se reinicien las clases en las aulas físicas.

Finalmente señalar que frente a toda esta diversidad de herramientas tecnológicas y pedagógicas le corresponde a las instituciones educativas conseguir las mejores tecnologías para ponerlas a disposición de sus docentes; pero a su vez en los docentes el dominio de las tecnologías y recursos digitales es ahora una habilidad necesaria para permitirles comprender, seleccionar y adecuar las herramientas a su disposición de manera que sus estudiantes consigan las competencias previstas en sus cursos.

Enlaces de Interés

Contacto

995 761 575

grupogices@gmail.com